Francia Márquez rompe esquemas para llegar a la vicepresidencia de Colombia

Su autenticidad en la forma de hablar y vestir han causado revuelo en una contienda política marcada por los mensajes clichés, ataques entre candidatos, noticias falsas y acusaciones de todo nivel; pero de la burla de muchos, inevitablemente pasamos al respeto porque detrás de cada frase, de cada prenda, hay una clara intención de defender sus tradiciones ancestrales y darles el puesto que merecen. Sencillamente, ella así es.

Abogada, activista ambiental, defensora de los derechos humanos, líder social natural, madre, víctima de violencia; esa es Francia Márquez, quizás la candidata a la vicepresidencia de Colombia que más ha llamado la atención de los medios y despertado el interés de la opinión pública desde que se instauró esta figura en el país. A pocos días de las elecciones, Francia despierta todo tipo de emociones pero, en suma, es protagonista de la vida pública nacional.

Lea también: Epsy Campbell, líder a la vista para Latam

Dueña de un poderío y determinación sin igual , la ganadora del prestigioso Premio Ambiental Goldman, recorre el país como fórmula vicepresidencial del candidato de izquierda Gustavo Petro y su papel en la contienda se ha centrado en promulgar una idea de equidad social y generación de oportunidades, ante todo convirtiéndose en una figura de inspiración debido a su origen humilde en un pequeño pueblo colombiano donde ella se convirtió en el vivo ejemplo de la desigualdad social.

Francia participó en los diálogos de paz en la Habana, entre la antigua guerrilla FARC y el gobierno del entonces presidente Juan Manuel Santos. Su papel fue de relatora de las violencias que afectaron las comunidades afrocolombianas, especialmente a las mujeres.

Su asenso en la vida pública surgió cuando empezó a alzar la voz frente a temas delicados como la minería ilegal y la explotación desenfrenada de los recursos. Esto le ha valido amenazas y atentados; sin embargo no ha abanado esta lucha, la cual se ha reconocido en diferentes oportunidades por la comunidad internacional.

Soy parte de aquellas mujeres que usan el amor maternal para cuidar su territorio como espacio de vida, de quienes alzan la voz para frenar la destrucción de los ríos, de los bosques, de los páramos.

Luego de haberse postulado como pre candidata presidencial en Colombia para los comicios del 29 de mayo, obtuvo más de 780 mil votos en el Pacto Histórico, movimiento creado para arropar la campaña de Petro. Tal votación le valió para que se le otorgara el aval como candidata vicepresidencial.

De interés: Mauro Castillo es un ‘Encanto’