Búnker de la Fiscalía, del olvido al paraíso

Hernán Hormaza: @HernanHormaza

En la madrugada del primero de septiembre de 2008, un atentado con carro bomba sacudió el corazón de la justicia en Cali; 4 personas murieron, más de veinte resultaron heridas y la onda explosiva causo destrozos en edificios cercanos.

Corría la presidencia de Álvaro Uribe Vélez, el director de la Policía Nacional era el General Óscar Naranjo y el alcalde de Cali el médico Jorge Iván Ospina, quien ejercía su primer mandato.

El expresidente Juan Manuel Santos era el Ministro de Defensa y en su momento los hechos fueron atribuidos al frente Manuel Cepeda de las FARC. Luego del proceso investigativo, las autoridades dieron con los autores materiales del hecho y el guerrillero de la señalada organización, José Ignacio Loaiza, alias “Nacho” fue condenado a 42 años de prisión por su autoría en el atentado.

Desde ese entonces Jorge Iván Ospina comenzó una cruzada para liderar la construcción del búnker de la Fiscalía, precisamente en los terrenos ubicados al frente del Palacio de Justicia, en pleno centro de Cali donde hoy se concibe el proyecto de renovación urbana Ciudad Paraíso. Tras el atentado, quedó demostrada la vulnerabilidad del edificio, pero además empezaron a surgir argumentos como la dispersión de las sedes de la entidad, que hacen ineficiente su labor.

El 15 de agosto de 2018, un asesor del Palacio de Justicia se desplomó desde el sexto piso con seis personas a bordo, dos murieron y el resto sufrieron heridas y lesiones de las que apenas se recuperan. En el edificio Pedro Elías Serrano circulan diariamente alrededor de 4.500 personas entre empleados del sector judicial y ciudadanos.

Con estos antecedentes, sumados a la congestión de la justicia, al reto de su renovación tecnológica y sobre todo las condiciones para ejercer el trabajo de manera más eficiente, el alcalde Ospina se empeñó en sacar adelante el proyecto del búnker, sin embargo, las promesas iban y venían, pero nada concreto. Había que convencer al Gobierno Nacional sobre la importancia de este desarrollo.

En febrero del presente año el Fiscal Francisco Barbosa se comprometió de nuevo con el proyecto y hace pocos días, doce años después del atentado, la ciudad recibió la noticia de la apropiación de 1.2 billones de pesos para su construcción, un cupo aprobado por el Gobierno Nacional para que la obra se construya bajo la modalidad de Asociación Público-Privada (APP).

El anuncio llega en momentos en que la Alcaldía de Cali agiliza la construcción de Ciudad Paraíso, una iniciativa para potencializar el centro de Cali, y que contempla la ciudadela de la justicia, la estación central del MIO, el edificio Cali Inteligente y proyectos habitacionales, todo enmarcado en un proyecto que incluye la renovación del espacio público, recuperación vial y redensificación en altura.

Con la construcción del búnker de la fiscalía, un edificio de al menos once pisos que tendrá un espacio total de 80 mil metros cuadrados, la ciudad debe ponerse a tono para enfrentar los retos de la rama judicial: agilizar los procesos, descongestionar y acercar la justicia a la comunidad, mejorar las condiciones laborales y, sobre todo, enfrentar el delito con más dientes, con tecnología unida al proyecto Cali Inteligente y con talento humano calificado.

Es un reconocimiento a la constancia del alcalde en este propósito y al diseño juicioso y metódico de Ciudad Paraíso, un proyecto de reactivación económica y social, considerado el más ambicioso de los últimos tiempos en materia de renovación urbana y crecimiento sostenible.

Categorías